lunes, 15 de abril de 2013

Pastelaria Garrett en Estoril

Existe en Portugal una gran pasión por el dulce, especialmente si lleva cantidades industriales de huevo y azúcar. Dulces a veces poco refinados pero casi siempre magníficos.

Bolos, babas (mousses), "queques"...son una buena forma de terminar una opípara comida o de acompañar un café sea cual sea la hora del día.

Dentro de este ecosistema dulce, existe un lugar en Estoril que me fascina, no sé si por la calidad de los productos o por la historia que encierra el salón de té anexo. Les hablo de Garrett.

Fundada en 1934, encierra entre sus paredes historias de espías y sobre todo, era el lugar de reunión de las diversas monarquías en el exilio que pasaron por allí en la década de los 70 del siglo pasado. El Rey Humberto, los Condes de París, los distintos miembros de nuestra familia real...eran parte de sus ilustres visitantes, especialmente la sección femenina, mientras sus parejas confabulaban en el vecino Hotel Palacio.

Pues bien, uno que no pertenece a monarquía alguna ni tiene interés en hacerlo, se pasó por allí hace apenas tres semanas a dar cuenta de una magnífica merienda en una fría y lluviosa tarde de primavera. A pesar del repertorio dulce (tampoco deben perderse los chocolates) decidimos activar el modo británico y combinar algunos tés del amplio surtido con unos magníficos scones, dulces y salados aunque todos elaborados con una magnífica mantequilla y harinas de buena calidad.

Si en alguno de los próximos puentes quieren imitar a Ian Fleming o a la familia Espirito Santo en su mejor época no se lo deben perder.

Y es que no sólo de Pasteles de Belén se vive en Lisboa...

@ladespensadeJAC

Garret Estoril - Pastelaria Lda