domingo, 28 de octubre de 2012

Petra Mora

Me gustan los mercados y me gustan las tiendas de alimentación, cualesquiera que sea su ubicación y aspiraciones ya que casi siempre se encuentran cosas interesantes aunque haya que escarbar entre sus estanterías.

Reconozco igualmente que en Madrid el Mercado de la Paz no era mi favorito ya que siempre encontraba que le faltaba "algo".

Pues bien ese "algo" es una tienda como la de Petra Mora, ubicada justo enfrente de la entrada de la calle Ayala y que creo aporta una vida especial a esa manzana copada por el Mercado, la tienda de referencia y sitios magníficos donde tomar el aperitivo como Jurucha (una debilidad, aunque sé que su barra genera opiniones encontradas) o el Lago de Sanabria y en los que completar una magnífica mañana de "sábado gastronómico", como yo hice la pasada semana.

Volviendo al objeto del post, Petra Mora es una magnífica idea fruto de la colaboración, según me comentaba Carlos Maribona, entre Jesús Domínguez (y sus hijas), hermano del diseñador Adolfo Domínguez (que ya tenían una finca en la provincia de Zamora de la que obtener carnes y derivados) y de Mikel Zeberio, asesor en la búsqueda de productores diversos de calidad alta (o media-alta) que han sido posteriormente etiquetados como marca propia y que conforman la razonable oferta de la tienda.

En una primera visita, y siguiendo criterios de muestreo aleatorio (es decir, lo que veía con buena pinta, a la cesta) me hice con embutidos como el fuet a la cerveza negra (algo falto de curación) o la presa ibérica embuchada (idem), las magníficas (y caras) anchoas especiales, el rabo de toro en lata, el conejo escabechado, algunos quesos, snacks y demás golosinas a las que es difícil resistirse.

No sé si el modelo de negocio será un éxito (la venta online debe ayudar) pero reconozco que a mi gustaría ver otros Petra Mora distribuidos por la ciudad y que en sí crearan o aumentaran el interés gastronómico de determinadas zonas.

Ahora que se acerca el fin de semana, ya saben y que ustedes lo disfruten.

@ladespensadeJAC


miércoles, 10 de octubre de 2012

La Ruta del desayuno (I): La Garriga

Como ya les avanzaba hace unos día, ampliamos el alcance de los post a sitios destacables en los que llevar a cabo la primera (y más importante) comida del día y del que rara vez he visto se preste atención en blogs especializados o en las redes sociales.

No se trata exclusivamente de descubrir sitios sino de reflejar que además de su utilidad como tiendas, restaurantes o bares, son también una opción para comenzar con buen pie la jornada.

Empezamos con La Garriga, cuya tienda en los aledaños de la Plaza de Cuzco se ha visto completada desde este verano con un nuevo hermano en la calle Serrano (y que aún no conozco).

Es quizás una de las mejores opciones que tenemos en la capital para comprar embutidos catalanes a buen precio, pero es aún mejor opción (en mi humilde opinión) para plantarse en la pequeña y generalmente atestada barra, a las 8.30 de la mañana con el ánimo de cargar pilas.

Son magníficas las chapatas con "pernil" o con longaniza, pero si ya han salido de la cocina, no se pierdan tampoco las croquetas o incluso opciones más contundentes como los canelones, acompañados de algún correcto cava por copas que siempre tienen disponible.

No es casualidad que Carlos Herrera declarara hace unos años su afición a utilizar este pequeño local como proveedor personal para rellenar sus tarteras y que utilizaba para evitar los efectos perniciosos de la infame comida que se sirve en la mayoría de las líneas aéreas y por supuesto, en nuestro AVE patrio.

Si aún no lo conocen, ya tienen un buen plan para un sábado por la mañana.

@ladespensadeJAC