miércoles, 18 de julio de 2012

Ventrescas de distintas añadas

A pesar de tener este post en la recámara desde hace un par de semanas, he dudado hasta el último momento si publicarlo o no dado que uno de nuestros críticos profesionales ha hecho algo parecido hace apenas unos días (les dejo descubrir quién...).

Sin embargo, aplicando aquello tan racional del "yo lo vi primero" y sobre todo, que este foro está muy lejos de ser profesional, me he decidido a publicarlo, coincida o no con la opinión de reconocidos popes de la gastronomía.

Gracias a la generosidad de María, del Restaurante El Oso en Madrid (y también de Esbardos) pudimos probar algo en lo que nuestros vecinos franceses son unos expertos pero en los que dentro de nuestras fronteras (incluido un servidor) nos queda mucho camino por recorrer; el consumo de determinadas conservas según la añada de envasado y siguiendo los consejos de momento óptimo de consumo.

En este caso lo hicimos con las conservas que a Pepe Villanueva (socio de El Oso y El Higuerón en Benalmádena) le envasan con su propio nombre los chicos de Conservas Nardín en el que se recogen claramente las fechas que antes les indicaba.

En este caso logramos hacernos con cuatro añadas consecutivas; 2008, 2009, 2010 y 2011. La evolución del pescado en la lata es clara, pese a lo que digan algunos. La evolución en la textura (más firme en los más antiguos) es diferente aunque obviamente la distinción implícita a cada una de las piezas envasadas también es relevante.

Al final, esa conjunción "pieza", textura, concentración de sabores, punto de sal...es la que hace que cada uno tenga su favorita y en el caso de las personas que me acompañaron en la experiencia fue dispar. Como curiosidad, el equilibrio perfecto yo lo encontré en la lata envasada en 2010.

Como estas conservas no están al alcance de todo el mundo lo que les propongo es que, si tienen un mínimo espacio en su despensa hagan acopio de algunas latas en años distintos y un día se animen a probarlas a la vez y replicar esta curiosa vertical. Seguro que descubren sabores, matices, y sobre todo, pasan un rato divertido (mejor que solos, en compañía de otros).

Que ustedes lo disfruten, pasen un buen verano, sigan alimentándose bien y nos vemos de nuevo en septiembre.

@ladespensadeJAC